¿21 días sin redes sociales?

celular redes

Día 1: Soy adicta a las redes sociales, pierdo mucho tiempo y no me estoy enfocando en lo que debería: Escribir artículos, completar mi portafolio, estudiar mandarín. Ya no leo tanto como antes, ni siquiera “tengo tiempo” para ver películas. Haré 1 semana sin redes sociales, mejor 21 días… Saldré de mi usuario en las apps de mi celular.

Día 2: Saco el teléfono de mi bolsillo frecuentemente sin razón, nadie me ha llamado, ni me ha escrito, la luz no parpadea… Salgo de mi usuario en la computadora para no tener la tentación tan fácil. Mi gran pasatiempo es YouTube, y no puedo salir de mi cuenta… es mi cuenta de google… ¿borro la aplicación?

Entro a YouTube un momento, solo 15 minutos a investigar algo a las 12:30am. Me duermo a las 2 de la mañana.

Día 3: Despierto a las 10am, es domingo.  No más excepciones. Salgo con mi familia y no uso el celular. En la noche salgo con amigos sin usar mi teléfono.

Día 4: Pude escribir un artículo completo y hacer diligencias antes de las 4pm sin perder mucho tiempo. He estado escuchando mucha música.

Modifico y envío mi portafolio. Veo una serie que hace meses que no veo. Antes de dormir planeo el próximo día.

Día 5: Estudio, hago ejercicio, diligencias y compras en el supermercado.

Revisa tu Facebook, te etiqueté en otra oferta de trabajo- Amigo a las 7pm, vía telefónica.

No me imaginaba que al alejarme de las redes sociales al mismo tiempo estaría alejando ciertas oportunidades como ofertas de trabajo.

Día 6: Aunque ayer accedí brevemente, puedo pasarme el día de hoy alejada de las redes sin problemas. Me siento productiva, tengo una entrevista de trabajo.

Día 7: Hoy es jueves, recibo una llamada para trabajar en un proyecto en las redes. Mi experimento finaliza.

Actualmente sigo usando las redes sociales, porque las considero una forma ideal de contactar con amigos y conocidos, enterarse de novedades y eventos. Pero dejarse llevar scrolling down y en el agujero negro de las recomendaciones de YouTube puede ser letal para la productividad, y más al no tener un trabajo y horario fijo. Alejarme me dio perspectiva, y me hizo dedicar tiempo a cosas que considero más importantes.

Just a bulky extra item I didn’t need

Today I woke up before 4am, I couldn’t sleep. I had to catch a flight at 8:45am, but there was a blizzard warning in NYC and Southern NY State with snow falling from 2am, and I was there watching the snow fall from my uncles apartment window as I refreshed the airline website over and over, to see if the green on time changed to a cancelled… and it didn’t.

Half an hour later my uncle and aunt woke up, I called the airline again to ask if my flight will take off, because a lot of flights were already cancelled, and I didn’t want to make my uncle go all the way to JFK airport just to get an I’m sorry in the check in counter. The website and the representative were on the same page, it was on time, as scheduled. So I drank my lovely aunt’s peanut butter banana shake and we left to the airport.

I drop-off my baggage, that big blue suitcase that has everything I have lived with for the last 6 months, and then headed to security check. In the security line I suddenly remembered I had to give my coat to my aunt, because I was going to the Dominican Republic, my warm paradise, and it was going to be just a bulky extra item I didn’t need, so I went back, and she thought the same, we met halfway through, I gave her the coat and said goodbye again.

After a couple minutes I was in my gate, I had an hour to wait before boarding time.

It was 8am, and we were still sitting by the gate. Our flight boarding time is delayed, we are de-icing the wings our new departure time is 9:05am, thanks for your patience, said the curly-haired announcer. And we waited, as we saw cars, machines and people working beside our plane.

She announced it was boarding time, for a moment I forgot the soon-to-arrive blizzard and felt happy that I will be in less than 4 hours in my warm paradise. I got in the plane, put my carry-on in the overhead compartment, my bag under the front sit, buckled my belt and waited. Sorry, take off is delayed, now we are leaving at 10:30am, take your belongings and go back to the gate.

Not long after that delayed flight turned into a canceled flight. And I realized I was stocked in an airport without telephone, internet or a coat.

IMG_20160123_084837169

I asked the airline staff for a call home, and lined to rebook my flight. I told them about my no-coat situation and they gave me a taxi voucher. And then I was sharing a taxi with a random Dominican man with a stop in Brooklyn before going to Manhattan.  The taxi driver dropped the Dominican man a block away from his home, because of the snow accumulation, and then told me he didn’t know if he was going to be able to get to Manhattan. He called another taxi-driver to ask for advice, and the advice was not to go. He told me he will drop me somewhere I don’t remember because I have never heard about it, and I told to him to take me to a subway station where I can take the A train instead.

He didn’t know where subway stations where, and we were in a not-that-good neighborhood. He asked a person in the street, gave me an umbrella and dropped me off in the first subway station he saw, which happens to be an outside one.

Freezing, lost, and without communication I took my carry on through more than 1 feet high snow and went upstairs to the subway station. I asked the subway woman for a map, and to help me figure out where we were and how to get home.

Aren’t you cold?  Random man in the train station.

I sat in the train, with wet feet and trembling hands. And after two stops transferred to my train in another outside metro station.

After that, I was fine. If only I could tell my family where I was…

Subway stations in NYC are supposed to have Wi-Fi, right? I was soon to know that only happened in Manhattan… I asked a stranger for a phone call, but we were underground so it didn’t deliver. And soon after, the stranger left the train wishing me good luck. I had a few stops to go before being able connect to the internet and say:

Hello, I’m OK, I’m on a train home, don’t worry. Pick me up in the subway station, and please bring a coat. I’m fine.

I kept updating my cousin of my location every moment I was able to get online. I arrived to the cold subway station and walked to the exit, where my aunt was waiting for me with a bag full of good warm clothes. And after walking through almost knee-high snow I got in the car, and breathed.

Just a bulky extra item I didn’t need

Dear grandma, I’m eating well, don’t worry

I completely disagree with a few people who have come to China and then tell that every dish is bad and there’s nothing to eat. What I agree is that Chinese food is a little different from the one you can enjoy in Santo Domingo (even though some dishes are exactly the same), and that after a while in a place where gastronomy is so different you really miss your day to day food.- By the way I really miss mangú and yellow plantain pastelón! Here they don’t even know what a plantain is.

In my last time in Beijing I ate in hotels and restaurants picked by the competition staff, but now, after eating in canteens, restaurants, street trucks etc. I can say that here there’s plenty of good food to eat.

Food 🙌 #moonfestival #restaurant #food #beijing

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

For breakfast I have bread, milk and coffee, oatmeal, baozi (a type of bread filled with vegetables or meat), boiled eggs, fruit… I can enjoy good and cheap food at the university canteen. My favorites? Eggplant, sauté spinach, orange chicken, noodles… and after eating fruit again I can sometimes finish my day with baked sweet potato!

The problem of the image of Chinese food is that tour agencies do not provide a better picture for how Chinese food is. In National Day Holiday vacations I had the opportunity to go to Inner Mongolia, a province in the north of China. The trip was unforgettable: riding horses on the green grasslands, sleeping with winter boots because of the extreme cold at night, going to a desert, riding a camel, going to Buddhist temples… and eating over and over the same disappointing dishes.

Some curious things in my search of stuff to eat:

Bagged milk and yogurt

Milk cartons? Bottles? Why if we can sell bagged milk! You can get plain milk, chocolate milk, and mysterious flavored yogurts packaged in 250 ml bags.

Cheese

All that varieties of milk and yogurt, and not a single good cheese, what a pity. Cheese is not common at all in China, or butter.

Sweet bread

I’m used to salty bread, but Chinese bread is sweet. You can’t make a regular sandwich with it… trying different brands found one that suits me and have stick to it since.

Cocoa powder

Oh cocoa powder, I searched you everywhere! They just sell it in a few places, or in the internet, you can find anything here on the internet. Occidental products are expensive everywhere though.

Nuts and dry fruits

Here is so common eating dried food, and Chinese people love peanuts (and so do I). You can find places that sell them and see all the toasting process and then by per pound. Convenient and at a good prices.

Eating in China is an experience: a lot of things to choose and try. I’ve had a lot of good surprises, and a few bad choices.

En español aquí.

Querida abuela, estoy comiendo bien, no te preocupes

Estoy en completo desacuerdo con las personas que han venido a China y dicen que todo es malo y no hay nada que comer, aunque claro, para los gustos los colores. En lo que estoy de acuerdo es que la comida china en China es distinta a la comida china “aplataná” que se puede disfrutar en Santo Domingo (aunque ciertos platos son muy parecidos) y que luego de un tiempo en un país con una gastronomía tan distinta  es muy común añorar la comida que acostumbras comer- ¡Ay, cuanto extraño un mangú o un pastelón de plátano maduro! Aquí nunca han visto un plátano.-

La vez anterior que vine a Beijing comía en su mayoría en hoteles o restaurantes seleccionados por el staff del concurso, pero esta vez, luego de comer en cafeterías, restaurantes, puestos en la calle y demás puedo afirmar con seguridad que aquí hay muchas cosas buenas que comer.

Food 🙌 #moonfestival #restaurant #food #beijing

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

Desayuno pan, café con leche, avena, baozi (un tipo de pan relleno de vegetales o carne), huevo hervido, frutas… Puedo disfrutar de buenas comidas bien asequibles en la cafetería de la universidad, ¿Mis favoritas? Berenjenas, espinacas salteadas, pollo agridulce, fideos chinos… y luego de comer fruta nuevamente puedo culminar el día de vez en cuando con ¡batata horneada!

 Creo que el problema a la imagen gastronómica China son las compañías turísticas. En las vacaciones de la Semana Nacional China tuve la oportunidad de conocer Mongolia Interior, una provincia en el norte de China. El viaje fue inolvidable: cabalgar en las verdes praderas, pasar un frío tremendo en las noches a nivel de dormir con botas de invierno, conocer el desierto, montarme en un camello, visitar templos budistas… y comer una y otra vez exactamente los mismos decepcionantes platos.

Algunas curiosidades en mi búsqueda de comestibles:

Leche y yogurt en funda

¿Cartones de leche? ¿Botellas? ¡Para qué, si se puede vender en fundas! Hay fundas de leche blanca, leche con chocolate y yogurt de distintos sabores de lo más curiosos…

Queso

Con tantas variedades de leche y yogurt podría pensarse que aparecería algún buen queso, pero la verdad es otra. El queso no es común para nada en la dieta China, así que es uno de esos productos en los cuales alto precio no significa buen sabor.

Pan dulce

Estoy acostumbrada a que el pan sea ligeramente salado, pero aquí el pan tiene un dulzón bastante peculiar que cambia el sabor a cualquier sándwich, por pura casualidad encontré uno al que me he adaptado bastante bien.

Chocolate en polvo

¡Te busqué en todos lados y al fin te encontré! En pocos lugares venden chocolate en polvo, algo tan común en occidente (aunque pude haberlo encontrado fácilmente en internet, los chinos compran muchas cosas por ese medio en páginas como taobao).  Los productos occidentales son en su mayoría bastante caros.

Nueces y frutos secos

Aquí es muy común comer frutos secos, ¡Los chinos aman el maní! (y yo también), se pueden encontrar puestos de nueces y frutos secos, ver como los tuestan y comprarlos por libra. Bastante convenientes y a buen precio.

En fin, comer en China es toda una experiencia, hay mucho de donde escoger y he tenido muchas gratas sorpresas y claro, de vez en cuando alguna mala elección.

In english here.

Primeras semanas en China y emociones encontradas

Estos días todo ha estado en altas y bajas: rodeada de un sinnúmero de nuevas e interesantes personas, pero sintiéndome más sola que nunca, lejos de mi familia, amigos, amor; conociendo nuevos lugares, agobiada de tareas y exposiciones…

China, nos vemos en unas cuantas (muchas) horas #travel

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

Llego a China, esta vez con todo mi equipaje sin ningún percance, y entre la multitud de letreros en mandarín encuentro el que corresponde a mi universidad, sonrisas me dan la bienvenida y espero con el staff y los estudiantes que ya habían llegado al resto de los estudiantes que llegaban el 1ro de Septiembre. Me siento alado de una chica de Norteamérica con cabello trenzado y de un estudiante y banquero alemán, conversamos mientras esperamos la invitación a irnos del aeropuerto y Beijing nos recibe con su famoso tráfico apretado.

Esa noche, el no tan blando colchón de lo que luego llamaría casa se sintió como dormir en nubes, y la simpática americana con trenzas pasó a ser mi compañera de habitación.

The campus #beijing #studying

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

La semana pasó rápidamente entre papeleos y ubicación geográfica. La diferencia entre una semana como turista en New York y una semana ubicándome en lo que sería mi nueva universidad y casa por el próximo semestre es abismal.

Empiezan las clases: el primer día el nivel se siente demasiado avanzado, pasan los días y me doy cuenta que aunque bastante exigente, entiendo a los profesores, las asignaciones y a mis compañeros. Tal como se burlaba uno de los estudiantes de otra carrera: los estudiantes de idiomas tienen 4 horas de clases y 6 horas de tarea diaria (por lo menos).

Rainy day 😶 #beijing

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

Emocionalmente: altas y bajas. Conozco un montón de personas interesantísimas pero me siento más sola que nunca, aunque poco a poco va mejorando, y ya no me permito desayunar, comer y cenar sola el mismo día. Extraño demasiado a todas las personas que forman parte de mi vida y un abrazo no me caería mal.

No salgo del campus hasta el fin de semana luego de la primera semana de clases (dos semanas después, ¿en serio?, si vieran lo grande que es el campus y la cantidad de asignaciones me perdonarían). Nos dirigimos a nada más y nada menos que una disco, 1:30 am y mis compañeros no tienen ni la más mínima intención de regresar, me duele la cabeza, escribo a ver si algunos de los estudiantes que están en la cercanía están en las mismas que yo, y obtengo dos nuevos amigos para compartir taxi de regreso.

Hoy, entre café exageradamente caro, conversación awkward con una china random para una tarea y unos largos minutos perdida en Beijing junto con nuevas amigas, llego a casa: a prepararme para una nueva semana de estudios, quehaceres, buenas y malas decisiones alimenticias, lugares, personas y emociones encontradas.

Libros, belleza y amor

💕 #newyorkcity #newyorkpubliclibrary #perfectday New blog post, link en la bio

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

Cierro los ojos y me imagino que todavía estoy en ese mágico lugar, sentada al lado de otras personas que como yo, buscan la inspiración en este gran edificio que me dejó enamorada en el momento que pasé sus puertas. The New York Public Library me dio la bienvenida en mi quinto día en New York City, y yo sencillamente me enamoré.

Quizá piensen que estoy exagerando, pero como buena amante de los libros me sentía en mis aguas: el ambiente, la arquitectura, la paz, los libros…  Y ver a los niños sentados leyendo, apreciando los libros desde corta edad, me hizo recordarme de mi niñez, cuando iba a donde abuela a pedirle que me leyera un libro una y otra vez para sumergirme en las historias; cuando me pasaba el recreo en la biblioteca del colegio, donde conocí a una de mis mejores amigas. Momentos que recuerdo con mucha felicidad.

No he leído muchos de los clásicos de la literatura, algunos de los libros los leí hace tantos años que ya no recuerdo su historia, pero aunque mis gustos fueron cambiando, los libros me han acompañado en cada etapa de mi vida, ahora más que nada en formato digital y aunque muchos digan que no es lo mismo escuchar el pasar de las páginas y sentir el olor de los libros los encuentro más convenientes, en especial viajando, y los e-readers optimizan la experiencia.

Hasta ahora, el mejor

Unos días atrás, restaurant con amigos, víspera de mi cumpleaños

-En unas horas tendré 22, el tiempo pasa muy rápido.

-Este año ha sido el mejor de tu vida, ¿verdad?

-Bueno, no exactamente este año, habría que remontarse a unos meses antes.

 

De mayo de 2014 al día de hoy han ocurrido muchas cosas significativas, algunas realmente importantes, y otras que simplemente me emocionan. Cumplir metas, implementar nuevos hábitos, conocer nuevas personas, nuevas cosas.

 

1- Ganar el concurso en el que había participado 3 veces antes sin éxito

La primera vez me lo esperaba, no llevaba ni 6 meses estudiando mandarín y solamente los sábados, la segunda también… al menos gané el 3er lugar. La tercera vez que participé la derrota me tomó por sorpresa. Pero el fracaso es la madre del éxito, y armada de valor y orgullo me dispuse a participar nuevamente: preparándome meses antes, retándome a cada instante, practicando de domingo a domingo y logrando el éxito anhelado.

Me siento bendecida, agradecida, feliz, orgullosa de mí misma. Hoy he cumplido uno de mis sueños, gané el primer lugar del Puente Chino, competencia de mandarín para estudiantes universitarios, ¡con 98.7! ¡Aún no me lo creo, me voy para china!

Gracias, muchas gracias, a todos aquellos que han estado conmigo, que me han apoyado, a los que estuvieron ahí aplaudiendo y a aquellos que estuvieron allá con el corazón. Gracias a mis profesores de mandarín, a profe Zhang, a Intec, a los amigos que me aguantaron practicando mandarín en cada reunión, a mi novio por ayudarme a practicar y darme ánimo; a mi familia, mis hermanos, mis padres, por estar siempre ahí, apoyarme, ayudarme, pues sin ellos no hubiese podido llegar hasta aquí, a mi nana, a la modista, a mi amiga bailarina, a los jueces, a mis compañeros de clase, a Dios por encima de todo, de verdad, gracias.

(Mayo 2014)

2- Viajar sola

#greatwall #china2014

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

Gracias al concurso mencionado tuve la oportunidad de  viajar a China.

Anteriormente, mi idea de viaje consistía en hacer mi maleta (la cual sería revisada con mucho cariño por mi mamá para que no faltara nada), despertar a tiempo para tomar el auto/avión y hacer lo que mis padres hubieran organizado.

Esta vez al cruzar las puertas del aeropuerto todo estaría en mis manos: check in, aduanas, llegar al avión a tiempo, acomodar mi maleta en el maletero superior, entretenerme en un vuelo de más de 15 horas, hablar con extraños, buscar maletas, darme cuenta que no está y reclamarla en otro idioma, y afrontarme a cualquier vicisitud que se presentara.

Resultado: Enamorarme más de lo que ya estaba de viajar.

3- Conocer personas de todos los continentes

Ya conocía a algunas personas de otros países de América, a algunos pocos de Asia y Europa. ¿Pero hacer amigos de cada continente? ¿Conocer a personas extraordinarias de países como Uzbequistán, Madagascar, Indonesia o Zambia? No me lo imaginaba.

#china2014

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

4- Aparecer en televisión 

El 汉语桥 no es solo un concurso en el que participan estudiantes de mandarín de casi todos los países del mundo, sino que también es un show de televisión transmitido en toda China, y disponible online para público de otros países.

 

 

Practicar una y otra vez este pequeño intro se sentía como una fiesta en la cual todos éramos uno.

5- Graduarme

Amanecer cortando cartones, papeles, diseñando en la computadora, sacando presupuestos, lijando prototipos. Sufrir por una capa de pintura que no se seca a los pocos minutos de una entrega. Conocer personas fenomenales con puntos de vista muy diferentes.

Y luego, graduarme.

We did it!!!! 💕💕🙆#designers #graduation

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

 

 

Summa Cum Laude, by the way.

6- Amar

No es mi primer amor, no nos hicimos novios este año, pero no puedo dejar de añadirlo a la lista de cosas que hicieron que este año fuese increíble. Punto.

 

❤ #latepost #beach #dominicanrepublic

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

 

7- Empezar a nadar

Este año me digné a empezar a practicar un deporte, y la natación de cierta forma me eligió. Empecé gracias a algunos dolores en las articulaciones y seguí porque estar en el agua es excepcional. Ahora con los preparativos del viaje me he alejado un poco de las prácticas, espero que en China pueda retomar esta actividad tan relajante.

8- Trabajar en la radio

En el diplomado de Oratoria y Maestría de Ceremonias #discurso #recording #engrabacion @escuelaedoco

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

 

Siempre he escrito mis pensamientos, pero el escenario me estaba llamando así que hice un Diplomado de Oratoria y Maestría de Ceremonias, tomé un intensivo de Locución para aumentar mi capacidad de expresarme y me atreví a hablar en la radio.

Puedes escuchar la grabación de uno de los programas aquí.

9- Grabar una canción

Me gustaba cantar desde pequeña. Mis padres me cuentan que le quería tomar el micrófono a todo el mundo: el padre en la misa, el cantante en la fiesta… Canté por muchos años en el coro del colegio y de la iglesia. Y luego conocí a un grupo de intérpretes que buscaban una voz femenina. Y pues nada, Johanna puede decirles a sus futuros bisnietos que grabó una canción.

10- Ayudar

Mi hermana, mejor amiga y lo que más quiero #colectatecho #techoRD #sister #happy

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

Nunca había cruzado la calle tantas veces, no me imaginaba que las personas que van en carro público dan más que los que andan en vehículos de lujo; y tampoco que juntos, pesito a pesito podemos recaudar más de tres millones.

11- Iniciar un blog

Leo blogs, paso mi tiempo libre viendo videos de Youtube, escribo artículos, y no me había atrevido a iniciar (y mantener) un blog. ¿Qué mejor momento que éste?

Mi hermoso desastre

Mi día ha transcurrido entre ardua investigación de maestrías, sol y arena. Recostada bajo el sol, aparato en mano,  wikipedia, revistas, foros… Ya en menos de un año acabo la carrera, y por un lado muchos me dicen que mejor me busque un trabajo y consiga experiencia, por otro está la posibilidad de conseguir una beca para estudiar alguna maestría interesante,  crecer como persona, ser más independiente, conocer personas nuevas , en sociedades más abiertas, multiculturales de algún país de “primer mundo”.  Estudiar en otro idioma y salir de mi zona cómoda, porque como dicen, fuera de ésta es que está la magia.

Por otro lado me di cuenta de que soy súper organizada con mis estudios y actividades, pero con mis cosas… ya eso es otra fragancia. Comencé a organizar y vi que soy “Su Majestad de los Envases Vacíos”, es que en mi país el reciclaje no es algo mandatorio, no es algo que se difunde o se le dice a toda la población, no sabemos si hay planta de reciclaje, no pasan camiones especiales, no se divide la basura, no nada. Y todos esos envases no quiero simplemente ponerlos junto con el papel de baño y las cáscaras de banana, eso me parece absurdo.
Soy diseñadora industrial, y para los proyectos de la universidad me la paso usando las cajas de lo que pido por internet, la cinta que tomé de un regalo de cumpleaños, etc. Y mi familia se lo ha tomado tan a pecho que ahora somos acumuladores de cosas que “podrían serles útiles a Johanna en algún momento”.