Primeras semanas en China y emociones encontradas

Estos días todo ha estado en altas y bajas: rodeada de un sinnúmero de nuevas e interesantes personas, pero sintiéndome más sola que nunca, lejos de mi familia, amigos, amor; conociendo nuevos lugares, agobiada de tareas y exposiciones…

China, nos vemos en unas cuantas (muchas) horas #travel

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

Llego a China, esta vez con todo mi equipaje sin ningún percance, y entre la multitud de letreros en mandarín encuentro el que corresponde a mi universidad, sonrisas me dan la bienvenida y espero con el staff y los estudiantes que ya habían llegado al resto de los estudiantes que llegaban el 1ro de Septiembre. Me siento alado de una chica de Norteamérica con cabello trenzado y de un estudiante y banquero alemán, conversamos mientras esperamos la invitación a irnos del aeropuerto y Beijing nos recibe con su famoso tráfico apretado.

Esa noche, el no tan blando colchón de lo que luego llamaría casa se sintió como dormir en nubes, y la simpática americana con trenzas pasó a ser mi compañera de habitación.

The campus #beijing #studying

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

La semana pasó rápidamente entre papeleos y ubicación geográfica. La diferencia entre una semana como turista en New York y una semana ubicándome en lo que sería mi nueva universidad y casa por el próximo semestre es abismal.

Empiezan las clases: el primer día el nivel se siente demasiado avanzado, pasan los días y me doy cuenta que aunque bastante exigente, entiendo a los profesores, las asignaciones y a mis compañeros. Tal como se burlaba uno de los estudiantes de otra carrera: los estudiantes de idiomas tienen 4 horas de clases y 6 horas de tarea diaria (por lo menos).

Rainy day 😶 #beijing

A post shared by Johanna Lopez (@johalopezta) on

Emocionalmente: altas y bajas. Conozco un montón de personas interesantísimas pero me siento más sola que nunca, aunque poco a poco va mejorando, y ya no me permito desayunar, comer y cenar sola el mismo día. Extraño demasiado a todas las personas que forman parte de mi vida y un abrazo no me caería mal.

No salgo del campus hasta el fin de semana luego de la primera semana de clases (dos semanas después, ¿en serio?, si vieran lo grande que es el campus y la cantidad de asignaciones me perdonarían). Nos dirigimos a nada más y nada menos que una disco, 1:30 am y mis compañeros no tienen ni la más mínima intención de regresar, me duele la cabeza, escribo a ver si algunos de los estudiantes que están en la cercanía están en las mismas que yo, y obtengo dos nuevos amigos para compartir taxi de regreso.

Hoy, entre café exageradamente caro, conversación awkward con una china random para una tarea y unos largos minutos perdida en Beijing junto con nuevas amigas, llego a casa: a prepararme para una nueva semana de estudios, quehaceres, buenas y malas decisiones alimenticias, lugares, personas y emociones encontradas.

Anuncios

One thought on “Primeras semanas en China y emociones encontradas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s